Saltar al contenido

Jóvenes con síndrome de Down realizan sueño de hacer misiones “El espíritu Santo me ayuda”

Ryan Pittman ha superado las limitaciones del síndrome de Down y se ha enfocado en vivir los propósitos de Dios. Este padecimiento no le ha impedido a este joven a hacer lo que más ama en esta vida. Superó cada una de las limitaciones que surgieron de su discapacidad en Perú.

El padre de Ryan afirma que es un chico increíble que cuenta con un gran sentido del humor, observando la vida con alegría y demostrando el amor que tiene hacia los demás. Un joven que asiste a la Iglesia Fellowship Nashville, Estados Unidos.

Ron, su padre, recuerda que después de ver historias misioneras su hijo le dijo que quería realizar un viaje misionero a Perú. Al principio ambos padres se sorprendieron con un viaje muy largo, pero la persistencia fue tanta que compartió su información en cada reunión de planificación. Su influencia logró que su familia se inscribiera a la misión.

La madre de Ryan estaba preocupada por la exigencia del esfuerzo físico y emocional que esto conlleva, pero descubrieron que la iglesia tenía un equipo de misioneros que estaba orientado a personas con necesidades especiales. Así que Ron concluyó que Dios tenía un plan mayor para su pequeño hijo.

En el viaje misionero Ryan logró superar sus límites y dio a conocer su testimonio en la congregación de Perú. Todos los líderes de los ministerios quedaron sorprendidos ya que tenían la idea que las personas con síndrome de Dow no podían leer. Causando un gran impacto para muchas personas al solo escuchar su historia.

Te puede interesar: Las mejores imágenes Cristianas Aquí.

 

“Crecí en una casa cristiana, creí en Jesús desde hace cuatro años. Pedí que fuera mi salvador, fui bautizado en la iglesia y todos golpearon las palmas. Gracias a Jesús tengo un corazón lleno de amor. El Espíritu Santo me ayuda a tomar buenas elecciones y me ha enseñado a no estar nervioso con mamá y papá. Dios nos hizo diferentes, soy diferente, tengo síndrome de Dow. Pero todos somos iguales, necesitamos de Dios”, dijo Ryan.

5.0
01