Saltar al contenido

¿Cómo Orar por un Enfermo?

Llega un momento en la vida en el que la enfermedad llega, y aunque la tecnología y la medicina a avanzado, jamás suplirán el poder de una oración poderosa y llena de Fe. Hoy presentamos una guía completa para que aprendas correctamente a orar por un enfermo, o bien, orar por ti mismo en momentos de angustia y dolor físico.

Orar por los enfermos según la biblia

En las sagradas escrituras encontramos ejemplos relacionados al tema de la sanidad divina. Lo increíble es que a pesar de los miles de años desde el relato de esas sanidades, su poder sigue siendo el mismo y por lo tanto, esos milagros pueden ser posibles hoy día amado lector.

A continuación vamos a ver algunos ejemplos de sanidades que se mencionan la biblia, empezamos con ellos para recordar el poder de nuestro amado padre y fortalecer nuestra Fe.

  • El mendigo en el templo (Hechos 3:1-10): Pedro y Juan llegando al templo a orar ven a un hombre cojo (lisiado) mendigando. Él hombre les pidió limosna, pero ellos le dieron algo más poderoso, su sanidad. No fueron ellos como tal, fue la autoridad que Cristo les dio para orar por los enfermo.
  • Ana (1 Samuel 1:1-20): Ana no podía concebir un hijo, situación que le provocó dolor y burlas. Pero nunca se dio por vencida y creyó a Dios con todo su corazón. Le prometió a dijo que si le concedía un hijo, ella se lo entregaría su servició. Dios la escuchó y dio a luz a un niño llamado Samuel, hombre que sería un gran líder y profeta del pueblo de Israel.

¿Ejemplos de Cómo sanó Jesús?

Enfermedad Referencia bíblica La petición Qué hizo Jesús, cómo oró Resultado
Lepra Mateo 8:1-4 Señor, si quieres, puedes limpiarme. Sí quiero —le dijo. ¡Queda limpio! Sanidad al instante.
Parálisis Mateo 8:5-13 (El centurión dijo:) Señor, mi siervo está postrado en casa con parálisis, y sufre terriblemente. Ofreció ir a sanarlo, pero el centurión dijo que confiaba en la autoridad de la palabra de Jesús. Jesús dijo entonces: «¡Ve! Todo se hará tal como creíste». Sanidad en la misma hora.
Fiebre Mateo 8:14-15 Ninguna. Jesús vio a la suegra de Pedro que estaba enferma. No oró, solo la tocó. Sanidad al instante.
Ceguera Juan 9:1-7 Ninguna. Los discípulos le preguntaron a Jesús: «Rabí, para que este hombre haya nacido ciego, ¿quién pecó, él o sus padres?» Jesús les contestó: «Ni él pecó, ni sus padres, sino que esto sucedió para que la obra de Dios se hiciera evidente en su vida». Escupió en el suelo, hizo barro con la saliva y se lo untó en los ojos al ciego diciéndole que fuera a lavarse en el estanque de Siloé. El ciego fue y se lavó, y al volver ya veía.
Invalidez Juan 5:1-9 Ninguna. Jesús se fijó en él  entre muchos enfermos que estaban en el estanque de Betesda. Jesús le preguntó si quería ser sano, el enfermo contesta con excusas, pero Jesús le dijo: Levántate, recoge tu camilla y anda. Quedó sano al instante.
Mano seca paralizada Mateo 12:9-14 Ninguna. Jesús vio al hombre al entrar en la sinagoga. Jesús le dijo que extendiera la mano. Sanidad al instante.
Sordomudez Marcos 7:31-37 Lo trajeron otros hasta Jesús y ellos le suplicaron que pusiera su mano sobre el sordomudo. Jesús llevó el enfermo aparte, le puso los dedos en los oídos y le tocó la lengua con saliva. Miró al cielo, suspiró y dijo «ábrete». Sanidad al instante.
Varias enfermedades Mateo 15:29-31 Las multitudes colocaron a los pies de Jesús todo tipo de enfermos: sordos, mudos, cojos, ciegos, y mucho más. No sabemos cómo, pero los sanó. Sanidad al instante.
Flujo de sangre Mateo 9:20-22 Ella tocó el borde del manto de Jesús mientra pensaba «Si al menos logro tocar su manto, quedaré sana». Jesús se dio vuelta, la vio y le dijo: ¡Ánimo, hija! Tu fe te ha sanado. Sanidad al instante.

 

Hablando de la oración de sanación, y tomando como ejemplo a Jesucristo y el cuadro anterior, podemos ver qué no tenía un sistema riguroso. Aquí encontramos uno de los secretos de la oración efectiva: Jesucristo siempre se mantenía en comunión con el Padre (Juan 5:17-18; Juan 8:26).

Ciertamente les aseguro que el Hijo no puede hacer nada por su propia cuenta, sino solamente lo que ve que su Padre hace, porque cualquier cosa que hace el Padre, la hace también el Hijo.
(Juan 5:19)

¿Cómo orar por los enfermos?

Al igual que Pedro y Juan, nosotros que hemos aceptado a Cristo en nuestro corazón y hemos recibido al Espíritu Santo, disfrutamos de total comunicación con Él. Como hijos Dios nos alienta a pedirle por lo que necesitamos.

Pidan, y se les dará; busquen, y encontrarán; llamen, y se les abrirá. Porque todo el que pide, recibe; el que busca, encuentra; y al que llama, se le abre. ¿Quién de ustedes, si su hijo le pide pan, le da una piedra? ¿O si le pide un pescado, le da una serpiente? Pues si ustedes, aun siendo malos, saben dar cosas buenas a sus hijos, ¡cuánto más su Padre que está en el cielo dará cosas buenas a los que le pidan!
(Mateo 7:7-11)

Muy importante, no debemos pedir exigiendo según nuestra pura necesidad o antojo. Más bien la biblia nos enseña a pedir entendiendo que:

  • Dios es quien hace su voluntad (1 Juan 5:14-15).
  • Con humildad (2 Crónicas 7:14-15).
  • Con Fe (Santiago 5:14-15).

Orar por la sanidad de otras personas debe ser un acto constante, esto debido a que como cristianos, hijos de Dios, hemos sido llamados a orar por los más necesitados.

El orar por sanidad debe formar parte de nuestra vida como cristianos pues está dentro de la misión que Dios ha encomendado a los que creemos en Él. Y lo mejor de todo es que Dios nos equipa perfectamente:

Estas señales acompañarán a los que crean: en mi nombre expulsarán demonios; hablarán en nuevas lenguas; tomarán en sus manos serpientes; y, cuando beban algo venenoso, no les hará daño alguno; pondrán las manos sobre los enfermos, y estos recobrarán la salud. (Marcos 16:17-18)

De nuevo, no es con nuestro entendimiento, deseo o fuerzas, es en el nombre de Jesucristo, con humildad y siguiendo su ejemplo. (Filipenses 2:1-11).

Ejemplos de oración por los enfermos corta

– «Amado Dios, en el nombre de Jesucristo aquel (aquella) a quien amas está padeciendo de salud. Creo por Fe que tú lo puedes todo, humillado(a) ante ti, te pido que pueda sanar completamente. Pero sé que tuyos son los designios y tu voluntad es perfecta. Por ello te pido que le concedas la gracia y la fuerza para sobrellevar esta enfermedad. Te lo pido en el nombre de tu hijo amado, amén».

– «Amado Jesucristo, hoy vengo agradecido por las bendiciones que das  nuestras vidas y te alabo por ello. Pero ciertamente conoces mi corazón, y sabes que hoy mi petición es sincera y concreta, hoy llevo ante tu presencia la vida de (nombre), quien está padeciendo dolor por esta enfermedad (nombre del padecimiento). Tuyo es poder y la gloria, y por Fe creo que tu lo/la sanarás. No te exijo hacer a nuestro tiempo, más bien, que se haga tu voluntad según el propósito que tengas en la vida de él/ella. Fortalece su vida para que en medio de este padecimiento su Fe no mengue, más bien se acerque a ti creyendo que tu eres un Dios de sanidad. Gracias por escucharnos, nuestra petición y esperanza descansa en ti, amén»

A continuación otro ejemplo:

Padre nuestro que está en los cielos, Vengo delante de ti reconociendo que solo tú eres Dios. Reconozco que eres Dios de amor, de compasión y de misericordia. Por eso hoy te pido que te acuerdes de (amigo/a), Que está enfermo/a de _________.

Te pido, Jehová, que extiendas tu mano sanadora hacia (amigo/a). Te pido, Jehová, que quites el dolor de su cuerpo. Te pido, Jehová, que confortes su alma durante estos momentos difíciles. Te pido, Jehová, que (amigo/a) sepa que tu estas a su lado siempre.

La Biblia dice que tú le has dado autoridad a tu hijo Jesús sobre todas las cosas. Así que yo declaro que en el nombre de Jesús, la enfermedad se va de (amigo/a) Tengo fe que tú, Jehová, tienes el poder para sanar. Confío que la obra de sanidad está hecha en (amigo/a).

Gracias Jehová por escuchar mi petición. Gracias por tu amor y por tu misericordia. Gracias por tus grandes obras. Gracias por la salud de (amigo/a). Que tu voluntad sea hecha, en el nombre de Jesús, amen.

Cadena de oración por un enfermo

Si estás organizando una cadena de oración por un enfermo de cáncer o cualquier otra enfermedad, aquí te dejamos algunas imágenes que podrás enviar por WhatsApp o Facebook.

oración por los enfermos

oracion por los enfermos catolica

oración por un enfermo en cirugia

Sugerencias para después de la oración

Después de una oración es recomendable que le sugiera a la persona que nunca desmaye su Fe. Si puede comparta un versículo de ánimo o un testimonio. Si logra discernir que la enfermedad es causado por un acto de pecado o por artes ocultas, anímele a cambiar su estilo de vida.

Si no existe evidencia inmediata de sanidad, no acuse a la persona de falta de fe o de pecado grave. Al contrario, pídale que siga buscando la respuesta de Dios en oración, puede explicarle que muchas veces el procesos de sanación es progresivo.  Recuerda hacer todo con amor, refleja en tu conducta y palabras el amor de Dios, esto confortará el corazón de la persona que padece la enfermedad.

¿Qué pasa si Dios no sana?

Cada caso de enfermedades es único y bajo los ojos de Dios cumplen un propósito. Por esta razón no siempre al orar la persona sanará en ese mismo momento, al siguiente día o en ese mismo año.

¿Significa esto entonces que la oración que realizamos fue errónea? No es del todo cierto, más bien, es entender que Dios recibe la oración pero Él maneja los tiempos según el propósito de la persona que padece alguna enfermedad. Cuando esto sucede debemos seguir orando con Fe y recordar lo siguiente:

Porque la paga del pecado es muerte, mientras que la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús, nuestro Señor. (Romanos 6:23)

No debemos cae en reproches personales, más bien debemos someter nuestra fe a Dios. Hay detalles que jamás podremos conocer pero Dios sí.

Ahora vemos de manera indirecta y velada, como en un espejo; pero entonces veremos cara a cara. Ahora conozco de manera imperfecta, pero entonces conoceré tal y como soy conocido.
(1 Corintios 13:12)

No olvides que los pensamientos de Dios son diferentes a los nuestros, Dios siempre nos da aquello que nos acerca más a Él, aunque a veces no lo entendamos de inmediato.

Porque mis pensamientos no son los de ustedes, ni sus caminos son los míos —afirma el Señor—.
(Isaías 55:8)

No debemos resistir a la divina voluntad de Dios, más bien, debemos fortalecernos en él y creer en todas sus promesas, Él no nunca falla.

Porque así dice el Señor omnipotente, el Santo de Israel: «En el arrepentimiento y la calma está su salvación, en la serenidad y la confianza está su fuerza, ¡pero ustedes no lo quieren reconocer!
(Isaías 30:15)

Versículos de Orar Por Los Enfermos

Salmos 103:3

El es quien perdona todas tus iniquidades, El que sana todas tus dolencias;

 

Santiago 5:15

Y la oración de fe salvará al enfermo, y el Señor lo levantará; y si hubiere cometido pecados, le serán perdonados.

Mateo 8:8

Respondió el centurión y dijo: Señor, no soy digno de que entres bajo mi techo; solamente dí la palabra, y mi criado sanará.

VERSÍCULOS DE SANIDAD

¡Dios te bendiga! Y gracias por visitarnos, si crees que este contenido ha sido de utilidad, ayúdanos compartiendo en redes sociales, puedes utilizar los botones que ves en la parte de abajo. Un abrazo.

¿Cómo Orar por un Enfermo?
5 (100%) 1 vote[s]