5 cosas que un cristiano hace en Facebook y daña su testimonio

Parece ser que muchos creyentes no han comprendido que el testimonio también es fundamental para el evangelismo, de hecho, a través de él se demuestra los cambios que Cristo puede hacer al aceptarle y ser sellados por El Espíritu Santo.

Guarda los mandatos del SEÑOR tu Dios, andando en sus caminos, guardando sus estatutos, sus mandamientos, sus ordenanzas y sus testimonios, conforme a lo que está escrito en la ley de Moisés, para que prosperes en todo lo que hagas y dondequiera que vayas. (1 Reyes 2:3)

A continuación te mostramos 5 prácticas que la mayoría de creyentes en alguna ocasión hacemos y que dañan nuestro testimonio.

1- Publicar nuestros problemas con frecuencia

Facebook también es un lugar donde podemos interconectarnos con seres queridos y comunidades para un fin común. En algunos grupos incluso se puede pedir oración por alguna dificultad, eso está bien, un ejército orando es un dolor de cabeza para satanás.

El problema en este punto es la frecuencia con el que lo haces. Existen creyentes que ante un problema no acuden primero a Dios sino a sus redes sociales. Todo el mundo sabe sus problemas de Diarios, todos saben lo que ella o él pide, todos son los primeros en comentarlo, pero… Dios es el último en enterarse por labios del afectado.





 

Evita esa práctica, si estás pasando una prueba busca fortaleza y guianza en Dios en lo secreto, en tu iglesia postrado para lograr sobresalir. Recuerda que a Dios le encanta una relación en secreto.

Mas tú, cuando ores, entra en tu aposento, y cerrada la puerta, ora a tu Padre que está en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público. MATEO 6:6

2- Relaciones sentimentales son la noticia de diario

Es un tanto parecida a la anterior pero es específica respecto a las relaciones amorosas del creyente. Dios tiene el cuidado de sus hijos y sabe qué le conviene y qué no. Pero humanamente a veces nos dejamos llevar por nuestra carnalidad y evitamos que ese propósito se lleve a cabo.

En esa encrucijada acudimos a las redes sociales para lanzar indirectas, compartir contenido que no edifica y peor aún, exponiendo una necesidad que solo hace ver al creyente como un “mendigo del amor”. ¿Quieres una pareja ideal? Espera fielmente en Dios y verás su gloria.

3- Compartir contenido sin sentido

Este punto es muy serio, la mayoría de creyentes es partícipe de esta práctica. Sucede que existen cientos de páginas de humor y similares que se encargan de hacernos reír un poco. Pues bien, el problema no es cuadrarte y decir que no rías con una imagen de algún animalito o algún bebé haciendo travesuras.

El problema es convertirte en un canal de difusión de humor y temas sin sentido. No lo olvides somos hijos de LUZ, no un canal de humor. ¿Quién tomaría la orientación espiritual de un creyente que solo se la pasa compartiendo chistes?





 

4- Fotos y selfies provocativas

Todo tiene un límite este es un problema que afecta a ambos sexos, pero principalmente al sector femenino. “Asimismo que las mujeres se atavíen de ropa decorosa, con pudor y modestia…” 1 Timoteo 2:9

El texto es claro, Dios ama ver a una persona que cuida su vestuario y lo honra de esa manera y al mismo tiempo aprecia el hecho de saber que no son piedra de tropiezo para otros (que en general son débiles en la Fe).

Evita subir fotografías o selfies demasiado provocativas. Te has preguntado ¿Qué piensa Dios al ver una hija o hijo suyo subiendo fotos semidesnudos con un texto arriba?

5- Orar en Facebook

A ver, que vamos a dejar esto claro para que no se malinterprete este punto. Orar en Facebook no es una práctica que se considere pecado, el problema es que se hace con más frecuencia en ese lugar que en intimidad con Dios.

Si pudiera darte una recomendación te diría que: “ores en intimidad con Dios y según te revele ve a tus redes sociales y proclama esa palabra revelada”.

No quiero hacer este tema muy grande así que por el momento aquí nos detenemos. Estas prácticas fueron tomadas porque son las que se ven con mayor frecuencia en las redes sociales. No lo olvides: el testimonio también se cuida en las redes sociales.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *