Saltar al contenido

Salmo 121 ¿Cómo Vencer el Miedo?

Hola, Dios te bendiga, en esta oportunidad te presentamos un tema muy interesante que de seguro te encantará, seguramente has pasado momentos en tu vida en el que el miedo ha invadido tu vida, pero Dios en su infinita misericordia y en su palabra nos deja un salmo que nos da paz y confianza en Él, que sea de bendición.

Cómo vencer el miedo: explicación del Salmo 121

Para poder vencer el miedo, tenemos que quitar nuestra mirada de las situaciones hostiles y enfocarnos en la presencia de Dios. Él está siempre a nuestro lado y puede protegernos de todo mal.

El Salmo 121 completo

A las montañas levanto mis ojos;
¿de dónde ha de venir mi ayuda?
Mi ayuda proviene del Señor,
creador del cielo y de la tierra.
No permitirá que tu pie resbale;
jamás duerme el que te cuida.
Jamás duerme ni se adormece
el que cuida de Israel.
El Señor es quien te cuida,
el Señor es tu sombra protectora.
De día el sol no te hará daño,
ni la luna de noche.
El Señor te protegerá;
de todo mal protegerá tu vida.
El Señor te cuidará en el hogar y en el camino,
desde ahora y para siempre.

Explicación del Salmo 121

Explicación del Salmo 121

El Salmo 121 es parte de un conjunto de salmos descritos en la Biblia como “Cánticos de peregrinación” o “Cánticos de ascenso gradual” (salmos 120 – 134). Se cree que esos salmos eran cantados o recitados por los judíos mientras iban camino a Jerusalén para celebrar sus fiestas religiosas.

Esas caminatas o peregrinaciones estaban rodeadas de peligros. En muchas ocasiones bajaban de los montes animales salvajes o asaltantes que se encontraban escondidos allí. Esa puede ser una de las razones por las que el salmista preguntó:

Salmo 121:1

A las montañas levanto mis ojos ¿De dónde ha de venir mi ayuda?

Quizás el salmista estuviera pensando en la diversidad de peligros que podían presentarles los montes por los que caminaban. Da la impresión de que el autor de este salmo tenía cierta lucha contra el miedo.

Y concretamente el miedo es uno de los grandes problemas que las personas han enfrentado todo el tiempo. Tenemos miedo de perder la salud, de perder dinero, de quedarnos solos, miedo de perder la vida, el miedo podría ser vital. Quien está en movimiento o intentando alcanzar algo no puede dejar que el miedo lo tenga.

El propio salmista da la respuesta a la pregunta que hizo en el primer versículo y lo hace repleto de seguridad.

Salmo 121:2

Mi ayuda proviene del Señor, creador del cielo y de la tierra.

De aquí podemos aprender que para vencer el miedo tenemos que retirar nuestra mirada de los montes o situaciones difíciles y enfocarnos en la presencia del Dios todopoderoso. Dios está a nuestro lado en el camino de la vida y nos guarda de todo mal que nos aseche.

Del tercer versículo en adelante observamos 3 características de la presencia protectora de Dios. Al momento de estudiar sobre esas características podemos encontrar fuerzas para superar nuestros miedos.

1) La presencia protectora de Dios es para siempre

Nuestro Dios no necesita dormir, un guardia nocturno puede tomar una corta siesta de vez en cuando mientras hace su trabajo. Pero nuestro Dios no duerme ni toma siestas. Él está siempre está al pendiente de nosotros.

Salmo 121:3-4

No permitirá que tu pie resbale; jamás duerme el que te cuida. Jamás duerme ni se adormece el que cuida de Israel.

2) La presencia protectora de Dios es personal

Así como nuestra propia sombra a nuestro lado, de la misma manera, es la presencia protectora de Dios. La presencia de Dios es personal, cercana y cuidadosa. Dios está a nuestro lado en todo momento.

Salmo 121:5

El Señor es quien te cuida, el Señor es tu sombra protectora.

3) La presencia protectora de Dios es completa

La presencia poderosa de Dios es completa, sea debajo del sol o de la luna, durante la salida o la llegada. Es una protección poderosa contra todo mal que dura para siempre.

Podemos vivir con la seguridad de que la presencia protectora de Dios no nos falla, personal y completa.

Salmo 121:6-8

De día el sol no te hará daño, ni la luna de noche. El Señor te protegerá de todo mal protegerá tu vida. El Señor te cuidará en el hogar y en el camino, desde ahora y para siempre.

La presencia protectora de Dios es completa

Esperamos que este grandioso tema sobre la explicación del salmo 121 sea de mucha bendición, ya que, este salmo nos da la respuesta a nuestros miedos, no olvides que la protección de Dios va contigo siempre, el que te cuida no duerme pues siempre vela por ti, no temas porque Dios va contigo a donde tú vayas.

¿Cómo vencer el miedo?

3/5 - (10 votos)