Saltar al contenido

Proverbios de La Prudencia: Estudio y Reflexión

Hola, bendiciones, en esta ocasión te presentamos un excelente tema en el que estaremos leyendo y estudiando de manera correcta, también haremos una reflexión dentro del mismo estudio, esperamos que puedas entender este tema y sea de mucha bendición a tu conocimiento en cuanto a la palabra de Dios.

Beneficios de la prudencia y la discreción

Hay particularidades que son como las joyas y nos adornan. Son esos rasgos especiales de nuestra personalidad que fluyen de lo profundo de nuestro ser, de nuestras convicciones y de nuestra cercanía con Dios. Esas características actúan como imanes que atraen a los demás haciéndoles sentir tranquilos y a gusto a nuestro lado.

Esto es lo que sucede con la prudencia y la discreción. Decimos que una persona es prudente y discreta cuando se comporta con sensatez, tiene tacto, y es cautelosa al emitir juicio. Ese es el tipo de conducta que agrada a Dios y que beneficia nuestra vida porque nos ayuda a vivir en paz ante Dios y ante los seres humanos.

Observemos varios de los beneficios que nos señala Proverbios 3:21-26 para las personas que se comportan con prudencia y discreción. Pidamos a Dios que nos ayude a crecer en estas dos áreas para que seamos de buen testimonio y llevemos bendición a todos los que nos rodean.

Beneficios de la prudencia y la discreción

1) Vida y belleza

El capítulo tres de Proverbios es un llamado a la sabiduría. Dios es la fuente de toda sabiduría y cuando nos aferramos a él recibimos su guía y su dirección para todo lo que debemos hacer o decir. Esa actitud nos inspira a tener buen juicio, a actuar con prudencia y discreción.

La persona prudente fija sus ojos en Jesús y busca en él la sabiduría necesaria para cada momento. Permite que la verdadera vida, la que surge de una relación personal con Dios, fluya a través suyo adornando todo lo que hace o dice. Es así como lleva bendición y ánimo a los que encuentra en su camino.

2) Tranquilidad y firmeza

Experimentamos paz y tranquilidad cuando es Dios quien dirige nuestros pasos. Recibimos su instrucción de ser prudentes y discretos en medio de cualquier situación y al obedecerle aprendemos a descansar en él, a confiar en su soberanía. No vamos acelerados por la vida. Pisamos el camino con firmeza porque seguimos el ritmo de los pasos del Maestro.

Proverbios 3:23

Podrás recorrer tranquilo tu camino, y tus pies no tropezarán.

3) Buen descanso

La prudencia y la discreción nos liberan del temor que nos invade cuando sabemos que hemos actuado o hablado dejándonos llevar por nuestras emociones. Dormimos mejor cuando sabemos que no nos hemos liado con rencillas sin sentido durante el día. El saber que hemos permitido a Dios reinar sobre nuestras emociones y actitudes nos ayuda a disfrutar de un sueño tranquilo, placentero y reparador.

4) Libertad del temor

La persona prudente y discreta no permite que el temor domine sus sentimientos ni sus pensamientos. Lleva todo ante el Señor, guarda su Palabra y sus promesas en su corazón y confía en él. Sabe que la vida puede traer sorpresas no deseadas, pero su confianza en el amor y el cuidado del Padre celestial echa fuera el temor.

No teme a la desgracia que sobreviene a los impíos porque se sabe seguro en los brazos de Dios – desde ahora y por toda la eternidad.

5) Disfrutarás de la compañía del Señor

Todos los beneficios mencionados los recibe quien actúa con buen juicio, con prudencia y discreción porque goza de la presencia de Dios en su vida. El Salmo 37:23-24 lo dice así: El Señor afirma los pasos del hombre cuando le agrada su modo de vivir; podrá tropezar, pero no caerá, porque el Señor lo sostiene de la mano.

Beneficios de la prudencia

Esperamos en Dios que este tema sobre el libro de Proverbios, sea de gran bendición a tu vida y que puedas entender el gran plan de Dios para ti, sin duda Dios en su palabra nos deja estas enseñanzas para que nos gocemos al leerlas, comparte esta palabra de vida a quienes la necesitan.

La Prudencia ¡Reflexión!

Rate this post